Finger Lakes Health
Health Information (Spanish)
Online Services

Health Information (Spanish)

Información de la salud de búsqueda   

Alta de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica en adultos

Nombres Alternativos

Alta de la EPOC en adultos

Lo que sucedió en el hospital

Usted estuvo en el hospital para que le trataran los problemas respiratorios causados por la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). La EPOC daña los pulmones. Esto dificulta la respiración y la obtención de suficiente oxígeno.

Usted recibió oxígeno en el hospital para ayudarlo a respirar mejor y es posible que necesite usarlo en su hogar. Su médico puede haber cambiado algunos de sus fármacos para la EPOC durante su estadía en el hospital.

Manténgase activo

Para ganar fuerza:

  • Camine hasta que le sea un poco difícil respirar.
  • Lentamente incremente la distancia que camina.
  • Trate de no hablar cuando camina.
  • Monte en una bicicleta estática. Pregúntele al médico o al terapeuta por cuánto tiempo y qué tan fuerte puede hacerlo.

Fortalézcase incluso estando sentado:

  • Utilice pesas pequeñas o tubos de caucho para fortalecer brazos y hombros.
  • Párese y siéntese varias veces.
  • Sostenga las piernas extendidas frente a usted, luego bájelas. Repita este movimiento varias veces.
Pregúntele al médico si necesita usar oxigeno durante sus actividades. Igualmente, pregunte si debe hacer un ejercicio o un programa de acondicionamiento como una rehabilitación pulmonar.

Cuidados personales

Sepa cómo y cuándo tomar sus fármacos para la EPOC:

Consuma comidas más pequeñas y con mayor frecuencia: seis comidas más pequeñas al día. Podría serle más fácil respirar cuando no tenga el estómago lleno. No tome mucho líquido antes de comer o con sus comidas.

Pregúntele al médico qué alimentos debe comer para obtener más energía. 

Evite que los pulmones resulten más dañados.

Hable con el médico si se siente deprimido o ansioso.

Aléjese de las infecciones

Tener EPOC hace más fácil que uno contraiga infecciones. Hágase aplicar una vacuna antigripal cada año. Pregúntele al médico si debe hacerse aplicar una vacuna antineumocócica (neumonía).

Lávese a menudo las manos, siempre después de ir al baño y cuando esté cerca de personas enfermas.

Evite las multitudes. .

Ahorre energía en el hogar

Coloque los elementos que usted utilice mucho en sitios en donde no deba estirarse ni agacharse para alcanzarlos.

Utilice una carreta con ruedas para transportar cosas por la casa y la cocina. Utilice un abrelatas eléctrico, un lavaplatos y otras cosas que le faciliten sus quehaceres domésticos. Utilice utensilios para cocinar (cuchillos, peladoras y cacerolas) que no sean pesados.

Para ahorrar energía:

  • Use movimientos lentos y firmes cuando haga cosas.
  • Siéntese si puede cuando esté cocinando, comiendo, vistiéndose y bañándose.
  • Consiga ayuda para tareas más duras.
  • No trate de hacer demasiado en un día.
  • Mantenga el teléfono consigo o cerca.
  • Envuélvase en una toalla en lugar de secarse.
  • Trate de reducir el estrés en su vida.

Irse a casa con oxígeno

Nunca cambie la cantidad de oxígeno que esté fluyendo en su configuración de oxígeno sin preguntarle al médico.  

Tenga siempre una reserva de oxígeno en el hogar o llévela consigo cuando salga. Mantenga consigo en todo momento el número telefónico de su proveedor de oxígeno. Aprenda cómo usar el oxígeno sin peligro en el hogar.

Control

El médico o el personal de enfermería del hospital pueden solicitarle que acuda a una consulta de control con:

  • El médico de atención primaria
  • Un terapeuta respiratorio que pueda enseñarle ejercicios respiratorios y cómo usar el oxígeno
  • Un médico especialista en los pulmones (neumólogo)
  • Alguien que pueda ayudarlo a dejar de fumar, si usted fuma
  • Un fisioterapeuta, si usted se vincula a un programa de rehabilitación pulmonar

Cuándo llamar al médico

Llame al médico si su respiración:

  • Se está haciendo más difícil.
  • Es más rápida que antes.
  • Es superficial y no puede respirar profundamente.

También llame al médico si:

  • Necesita inclinarse hacia delante estando sentado para respirar fácilmente.
  • Está usando los músculos que rodean las costillas para ayudarse a respirar.
  • Está teniendo dolores de cabeza con más frecuencia.
  • Se siente soñoliento o confundido.
  • Tiene fiebre.
  • Está expectorando moco oscuro.
  • Las yemas de los dedos o la piel alrededor de las uñas se tornan azules.

Referencias

Anderson B, Conner K, Dunn C, et al. Institute for Clinical Systems Improvement. Diagnosis and Management of Chronic Obstructive Pulmonary Disease (COPD). https://www.icsi.org/_asset/yw83gh/COPD.pdf. Accessed May 5, 2014.

Balkissoon R, Lommatzsch S, Carolan B, Make B. Chronic obstructive pulmonary disease: a concise review. Med Clin N Am. 2011;95:1125-1141.

Evensen AE. Management of COPD exacrbations. Am Fam Physician. 2010;81:607-613.

Shapiro SD, Reilly JJ Jr., Rennard SI. Chronic bronchitis and emphysema. In: Mason RJ, Broaddus VC, Martin TR, et al. Murray & Nadel's Textbook of Respiratory Medicine. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2010:chap 39.


Actualizado: 4/26/2014
Versión en inglés revisada por: Denis Hadjiliadis, MD, Associate Professor of Medicine, Pulmonary, Allergy, and Critical Care, Perelman School of Medicine, University of Pennsylvania, Philadelphia, PA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
Print    Email