Finger Lakes Health
Health Information (Spanish)
Online Services

Health Information (Spanish)

Información de la salud de búsqueda   

Colesterol y estilo de vida

Descripción

Su cuerpo necesita el colesterol para trabajar bien, pero los niveles demasiado altos pueden ser dañinos para usted.

El colesterol se mide en miligramos por decilitro (mg/dL). El colesterol extra en la sangre se acumula dentro de las paredes de los vasos sanguíneos. Esta acumulación se denomina placa o ateroesclerosis. La placa reduce o detiene la circulación. Esto puede causar un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular u otra enfermedad grave del corazón o los vasos sanguíneos.

Sus números de colesterol

Todos los hombres deben hacerse examinar los niveles de colesterol en la sangre cada 5 años, comenzando a la edad de 35. Todas las mujeres deben hacer lo mismo, comenzando a la edad de 45 años. Muchas personas deben hacerse examinar sus niveles de colesterol en la sangre a una edad más temprana, posiblemente a los 20 años, si tienen factores de riesgo para cardiopatía. Procure que le revisen el colesterol con más frecuencia (probablemente cada año) si tiene:

  • Diabetes
  • Cardiopatía
  • Problemas de circulación a los pies o las piernas
  • Antecedentes de accidente cerebrovascular

Un examen de colesterol en la sangre mide el nivel de colesterol total, lo cual incluye tanto colesterol HDL ("bueno") como colesterol LDL ("malo").

Su nivel de LDL es lo que los médicos vigilan con mayor atención y es deseable que esté bajo. Si llega a estar demasiado alto, usted necesitará tratamiento.

El tratamiento abarca:

  • Consumir una alimentación saludable.
  • Bajar de peso (si tiene sobrepeso).
  • Hacer ejercicio.

Usted también puede necesitar medicamentos para bajar el colesterol.

Lo que uno desea es tener el colesterol HDL alto. El ejercicio ayuda a elevarlo.

Comer bien

Es importante comer bien, mantener un peso saludable y hacer ejercicio, incluso si:

  • Usted no tiene cardiopatía o diabetes.
  • Sus niveles de colesterol están en el rango normal.

Estos hábitos saludables pueden ayudar a prevenir futuros ataques cardíacos y otros problemas de salud. 

Coma alimentos que sean bajos en grasa, como granos enteros, frutas y verduras. El hecho de usar cubiertas, salsas y aderezos bajos en grasa ayudará.

Observe las etiquetas de los alimentos. Evite alimentos que sean ricos en grasa saturada. Consumir demasiado de este tipo de grasa puede llevar a cardiopatía.

  • Seleccione alimentos de proteína magra: soja (soya), pescado, pollo sin piel, carne muy magra y productos lácteos libres de grasa o al 1%.
  • Busque las palabras "hidrogenadas" o "parcialmente hidrogenadas" o grasas trans en las etiquetas de los alimentos. No coma alimentos con estas palabras en la lista de ingredientes.
  • Reduzca la cantidad de alimentos fritos que consume.
  • Reduzca la cantidad de productos horneados preparados (rosquitas fritas, pastelitos y galletas) que come. Pueden contener muchas grasas saturadas que no son saludables.
  • Coma menos yemas de huevos, quesos duros, leche entera, crema, helado y mantequilla.
  • Coma menos carnes grasosas y porciones de carne más pequeñas.
  • Utilice formas saludables de cocinar pescado, pollo y carnes magras, como asarlos a la parrilla, hervirlos u hornearlos.

Coma alimentos que sean ricos en fibra. Las fibras buenas para el consumo son avena, salvado, guisantes partidos y lentejas, fríjoles (judías, fríjol negro, fríjol blanco común), algunos cereales y arroz integral.

Aprenda cómo comprar y cocinar alimentos que sean cardiosaludables. Aprenda cómo leer las etiquetas de los alimentos para escoger alimentos saludables. Evite las comidas rápidas, donde las opciones saludables pueden ser difíciles de encontrar.

Haga mucho ejercicio. Hable con el médico sobre qué tipos de ejercicio son los mejores para usted.

Referencias

American Diabetes Association. Standards of medical care in diabetes -- 2014. Diabetes Care. 2014;37 Suppl 1:S14-S80.

Heimburger DC. Nutrition's interface with health and disease. In: Goldman L, Schafer AI, eds. CecilMedicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2011:chap 220.

Mosca L, et al. Evidence-based guidelines for cardiovascular disease prevention in women: 2011 update. Circulation. 2011;123:1243-1262.

Mozaffarian D. Nutrition and cardiovascular disease. In: Bonow RO, Mann DL, Zipes DP, Libby P, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 9th ed. Philadelphia, PA: Saunders; 2011:chap 48.

Stone NJ, Robinson J, Lichtenstein AH, Bairey Merz N, Lloyd-Jones DM, et al. 2013 ACC/AHA Guideline on the Treatment of Blood Cholesterol to Reduce Atherosclerotic Cardiovascular Risk in Adults: A Report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation. 2013. http://circ.ahajournals.org/content/early/2013/11/11/01.cir.0000437738.63853.7a.full.pdf. Accessed June 30, 2014.


Actualizado: 9/6/2012
Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team. A.D.A.M. Editorial Update: 05/14/2014
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
Print    Email