Finger Lakes Health
Health Information (Spanish)
Online Services

Health Information (Spanish)

Información de la salud de búsqueda   

El dolor y sus emociones

Descripción

El dolor crónico puede limitar sus actividades cotidianas y dificultar su trabajo. También puede afectar la manera de vincularse con los amigos y los miembros de la familia. Es posible que los compañeros de trabajo, la familia y los amigos tengan que realizar más del aporte habitual cuando usted no pueda hacer las cosas que normalmente hace.

Con frecuencia, esto da como resultado sentimientos indeseados, como frustración, resentimiento y estrés. Estos sentimientos y emociones pueden empeorar su dolor de espalda.

Relación entre la mente y el cuerpo

La mente y el cuerpo trabajan juntos y no se pueden separar. La forma como la mente controla los pensamientos y las actitudes afecta la manera como su cuerpo controla el dolor.

El dolor en sí, y el miedo al dolor, pueden llevar a que usted evite tanto las actividades físicas como sociales. Con el tiempo, esto lleva a menos fuerza física y a relaciones sociales más débiles. También puede causar mayor falta de funcionamiento y dolor.

Estrés

El estrés tiene efectos tanto físicos como emocionales en nuestros cuerpos. Puede aumentar la presión arterial, incrementar nuestra frecuencia respiratoria y cardíaca, y causar tensión muscular. Estas cosas son difíciles para el cuerpo. Pueden conducir a fatiga, problemas para dormir y cambios en el apetito.

Si se siente cansado, pero tiene dificultad para conciliar el sueño, es posible que tenga fatiga relacionada con el estrés. O puede notar que es capaz de conciliar el sueño, pero que tiene dificultad para permanecer dormido. Todas éstas son razones para hablar con su médico acerca de los efectos físicos que el estrés está teniendo en su cuerpo.

El estrés también puede llevar a ansiedad, depresión, dependencia de los demás o una dependencia malsana de los medicamentos.

Depresión

La depresión es muy común entre las personas que tienen dolor crónico. El dolor puede causar depresión o empeorar la existente. La depresión también puede hacer que los dolores existentes empeoren.

Si usted o los miembros de su familia tienen o han tenido depresión, hay un mayor riesgo de que usted pudiera entrar en depresión a raíz de su dolor crónico. Busque ayuda ante el primer signo de depresión. Incluso la depresión leve puede afectar la capacidad de manejar de forma efectiva el dolor y permanecer activo.

Los signos de depresión abarcan:

  • Sentimientos frecuentes de tristeza, ira, baja autoestima o desesperanza.
  • Menos energía.
  • Menos interés en actividades o menos placer por sus actividades.
  • Dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido.
  • Disminución o aumento del apetito que causa mayor pérdida o aumento de peso.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Pensamientos de muerte, de suicidio o de hacerse daño.

Qué hacer respecto a sus emociones

Un tipo común de terapia para las personas con dolor crónico se llama terapia cognitiva conductual. Buscar la ayuda de un terapeuta puede servirle para:

  • Aprender cómo tener pensamientos positivos en vez de negativos.
  • Reducir el miedo al dolor.
  • Fortalecer relaciones importantes.
  • Desarrollar un sentido de libertad a partir de su dolor.

Si su dolor es el resultado de un accidente o trauma emocional, el médico puede evaluarlo en busca de un trastorno de estrés postraumático (TEPT). Muchas personas con este trastorno no son capaces de hacerle frente plenamente a su dolor de espalda hasta que afrontan el estrés emocional que su accidente o trauma causó.

Si usted piensa que puede estar deprimido o si tiene dificultades para controlar sus emociones, hable con el médico. Consiga  ayuda más temprano que tarde. El médico también puede sugerir medicamentos para ayudar con los sentimientos de estrés o tristeza.

References

Schubiner H. Emotional awareness for pain. In: Rakel D, ed. Integrative Medicine. 3rd ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2012:chap 100.

Henschke N, Ostelo RW, van Tulder MW, Vlaeyen JW, Morley S, Assendelft WJ, Main CJ. Behavioural treatment for chronic low-back pain. Cochrane Database Syst Rev. 2010;(7).

Smeets RJ, Vlaeyen JW, Hidding A, et al. Chronic low back pain: physical training, graded activity with problem solving training, or both? The one-year post-treatment results of a randomized controlled trial. Pain. 2008;134:263-276.

Kroenke K, Bair MJ, Damush TM, Wu J, Hoke S, Sutherland J, Tu W. Optimized antidepressant therapy and pain self-management in primary care patients with depression and musculoskeletal pain: a randomized controlled trial. JAMA. 2009; 301(20):2099-2110.


Actualizado: 10/14/2013
Versión en inglés revisada por: C. Benjamin Ma, MD, Assistant Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
Print    Email