Finger Lakes Health
Health Information (Spanish)
Online Services

Health Information (Spanish)

Regresar al inicioRegresar al inicio   Imprima Esta Página Print    Email a un amigo Email

Anatomía del oído
Anatomía del oído


Hallazgos médicos basados en la anatomía del oído externo
Hallazgos médicos basados en la anatomía del oído externo


Oído de nadador
Oído de nadador


Oído de nadador

Definición:

El oído de nadador es una inflamación, irritación o infección de la parte externa del oído y del conducto auditivo externo. El término médico para oído de nadador es otitis externa.

El oído de nadador puede ser agudo o crónico.



Nombres alternativos:

Otitis externa aguda; Infección aguda en el oído externo; Oído de nadador crónico; Otitis externa crónica; Infección crónica en el oído externo



Causas:

El oído de nadador (otitis externa) es más común entre adolescentes y adultos jóvenes. Puede ocurrir junto con una infección del oído medio o una infección respiratoria, como un resfriado.

Nadar en aguas sucias puede llevar a que se presente oído de nadador. Las pseudomonas y otras bacterias que comúnmente se encuentran en el agua pueden causar infecciones del oído. En raras ocasiones, la infección puede ser causada por un hongo.

Otras causas de oído de nadador abarcan:

  • Rascarse el oído o dentro del oído.
  • Tener algo clavado en el oído.

Tratar de limpiar la cera del conducto auditivo externo con hisopos de algodón u objetos pequeños puede dañar la piel.

El oído de nadador prolongado (crónico) puede deberse a:

  • Reacción alérgica a algo puesto en el oído.
  • Afecciones cutáneas crónicas como eccema o psoriasis.


Síntomas:

Los síntomas del oído de nadador abarcan:

  • Secreción del oído, de color amarillo, verde amarillento, purulenta o con olor fétido.
  • Dolor de oído que puede empeorar al halar la oreja.
  • Hipoacusia.
  • Picazón en el oído o en el conducto auditivo externo.


Pruebas y exámenes:

El médico observará dentro de sus oídos. El área del conducto auditivo externo lucirá enrojecida e inflamada y la piel dentro del conducto puede estar escamosa o mudándose.

La palpación o manipulación del oído externo aumentará el dolor. El tímpano puede ser difícil de ver debido a la inflamación del oído externo. O el tímpano puede tener un agujero, que se denomina perforación.

Se puede extraer una muestra del líquido del oído y enviarla a un laboratorio para buscar bacterias u hongos.



Tratamiento:

En la mayoría de los casos, se necesitarán gotas óticas que contienen antibióticos durante 10 a 14 días. Si el conducto auditivo externo está muy inflamado, se puede colocar una mecha en el oído para permitir que las gotas viajen hasta el extremo de dicho conducto. El médico o el personal de enfermería pueden mostrarle cómo hacer esto.

Otros tratamientos pueden abarcar:

  • Antibióticos por vía oral si tiene una infección en el oído medio o una infección que se disemine más allá del oído.
  • Corticoesteroides para reducir el prurito y la inflamación.
  • Analgésicos como paracetamol (Tylenol) o ibuprofeno (Advil, Motrin).
  • Gotas para el oído con vinagre (ácido acético).

Las personas con otitis externa crónica pueden necesitar tratamientos prolongados o repetitivos para evitar complicaciones.

Colocar algo caliente contra los oídos puede reducir el dolor.



Expectativas (pronóstico):

El oído de nadador casi siempre mejora con el tratamiento apropiado.



Posibles complicaciones:

La infección se puede diseminar a otras zonas alrededor del oído, incluso el hueso del cráneo. En las personas mayores o aquellas que tienen diabetes, se puede presentar una infección grave llamada otitis externa maligna. Esta afección se trata con antibióticos en dosis altas administrados por vía intravenosa.



Cuándo contactar a un profesional médico:

Llame al médico si:

  • Presenta cualquier tipo de síntomas de otitis externa.
  • Nota alguna secreción proveniente de los oídos.
  • Los síntomas empeoran o continúan a pesar del tratamiento.
  • Tiene nuevos síntomas, como fiebre o dolor y enrojecimiento del cráneo por detrás del oído.


Prevención:

Estas medidas pueden ayudar a proteger sus oídos de un daño mayor:

  • No se rasque los oídos ni introduzca copitos de algodón u otros objetos.
  • Mantenga los oídos secos y limpios, y no permita el ingreso del agua al oído al ducharse, echarse champú o bañarse en la tina.
  • Seque los oídos cuidadosamente después de haberse mojado.
  • Evite nadar en aguas contaminadas.
  • Use tapones de oídos al nadar.
  • Pruebe mezclando una gota de alcohol con una de vinagre blanco y coloque dicha mezcla en los oídos después de que éstos se humedezcan. El alcohol y el ácido del vinagre ayudan a prevenir la proliferación de bacterias.


Referencias:

Guss J, Ruckenstein MJ. Infections of the external ear. In: Cummings CW, Flint PW, Haughey BH, et al, eds. Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2010:chap 137.

Haddad J. External otitis (otitis externa). In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 631.




Fecha de revisión: 8/30/2014
Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.
adam.com