Finger Lakes Health
Health Information (Spanish)
Online Services

Health Information (Spanish)

Información de la salud de búsqueda   

Degeneración combinada subaguda

Definición

Es un trastorno de la columna, el cerebro y los nervios que involucra debilidad, sensaciones anormales, problemas mentales y dificultades en la visión.

Nombres alternativos

Degeneración subaguda combinada de la médula espinal; SCD

Causas

La degeneración combinada subaguda de la médula espinal es causada por una deficiencia de vitamina B12. Afecta principalmente la médula espinal, pero sus efectos sobre el cerebro y los nervios periféricos (corporales) son la razón para el uso del término "combinada". Inicialmente, se daña la cubierta de los nervios (vaina de mielina) y posteriormente toda la neurona resulta afectada.

Los médicos no conocen exactamente la forma como la falta de la vitamina B12 daña los nervios. Es posible que la falta de esta vitamina provoque la formación de ácidos grasos anormales alrededor de las células y los nervios.

Una persona tiene un riesgo alto de padecer esta afección si no puede absorber la vitamina B12 de los intestinos o si tiene:

  • Anemia perniciosa.
  • Trastornos del intestino delgado, como enfermedad de Crohn.
  • Problemas para absorber los nutrientes, lo cual puede presentarse después de una cirugía gastrointestinal.

Síntomas

Los síntomas abarcan:

Estos síntomas empeoran en forma lenta y generalmente se sienten en ambos lados del cuerpo.

Otros síntomas abarcan:

Pruebas y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico, el cual por lo regular muestra debilidad muscular y problemas con la sensibilidad en ambos lados del cuerpo, especialmente en las piernas. Los reflejos rotulianos a menudo disminuyen. Los músculos pueden desarrollar espasticidad. Puede haber reducción en las sensaciones del tacto, el dolor y la temperatura.

Los cambios mentales van desde falta de memoria leve hasta la demencia completa o psicosis. Es poco común la demencia grave, pero en algunos casos es el síntoma inicial del trastorno.

Un examen ocular puede mostrar daño al nervio óptico, una afección llamada neuritis óptica. Los signos de una inflamación nerviosa se pueden ver durante un examen de la retina. Igualmente, puede haber respuestas anormales de las pupilas, disminución de la agudeza visual y otros cambios.

Los exámenes de sangre que se puede solicitar abarcan:

CSC (hemograma) completo

Nivel de vitamina B12 en la sangre

Nivel de ácido metilmalónico en la sangre

Tratamiento

El tratamiento a tiempo mejora la probabilidad de un buen desenlace clínico.

La vitamina B12 se suministra generalmente por inyección intramuscular. Con frecuencia, las inyecciones se administran una al día durante una semana, luego semanalmente por más o menos un mes y luego mensualmente. Los suplementos de vitamina B12, ya sea por medio de inyección o pastillas en dosis altas, se deben continuar a lo largo de la vida para prevenir la reaparición de los síntomas.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico para la persona depende de cuánto tiempo haya tenido los síntomas antes de recibir tratamiento. La recuperación total se puede esperar si el tratamiento se recibió al cabo de unas cuantas semanas. Si el tratamiento se demoró por más de uno o dos meses, posiblemente no se logre la recuperación completa.

Sin tratamiento, el trastorno ocasiona daño progresivo e irreversible al sistema nervioso.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir la pérdida permanente y progresiva de las funciones mentales y nerviosas.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si se presentan sensaciones anormales, debilidad muscular u otros síntomas de degeneración combinada subaguda. Esto es particularmente importante si usted u otros miembros de la familia han tenido anemia perniciosa u otros factores de riesgo. 

Prevención

Algunas dietas vegetarianas estrictas pueden tener un contenido bajo de vitamina B12. Tomar un suplemento puede prevenir el trastorno.

Referencias

Katri B, Koontz D. Disorders of the peripheral nerves. In: Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, Mazziotta JC, eds. Bradley’s Neurology in Clinical Practice. 6th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier Saunders; 2012:chap 76.


Actualizado: 5/28/2013
Versión en inglés revisada por: Luc Jasmin, MD, PhD, FRCS (C), FACS, Department of Neurosurgery at Cedars-Sinai Medical Center, Los Angeles CA; Department of Surgery at Los Robles Hospital, Thousand Oaks CA; Department of Surgery at Ashland Community Hospital, Ashland OR; Department of Surgery at Cheyenne Regional Medical Center, Cheyenne WY; Department of Anatomy at UCSF, San Francisco CA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
Print    Email