Finger Lakes Health
Health Information (Spanish)
Online Services

Health Information (Spanish)

Información de la salud de búsqueda   

Ansiedad por la separación en los niños

Definición

Es una etapa del desarrollo durante la cual el niño experimenta ansiedad cuando se separa del cuidador primario (generalmente la madre).

Causas

A medida que los niños se desarrollan, experimentan diferentes emociones, por lo general, en un orden predecible. Antes de los ocho meses, el mundo es tan nuevo para los bebés que tienen poco conocimiento de lo que es común y de lo que puede ser peligroso, por lo que las nuevas situaciones o experiencias parecen habituales, no atemorizantes.

En el desarrollo normal durante este período inicial, el bebé se familiariza con el ambiente del hogar y se siente cómodo cuando los padres u otras personas encargadas de cuidarlo están presentes. Después de este tiempo, la falta de familiaridad a menudo  produce temor, debido a que el niño reconoce que algo poco común está sucediendo.

Desde los 8 a los 14 meses de edad, los niños a menudo experimentan miedo cuando conocen personas nuevas o visitan nuevos lugares. Ellos reconocen a sus padres como familiares y seguros. Cuando se separan de ellos, particularmente cuando están lejos del hogar, se sienten amenazados e inseguros.

La ansiedad por la separación es una etapa normal del desarrollo. Ayudaba a los ancestros a mantenerse vivos y ayuda a los niños a aprender a dominar el ambiente.

Por lo general finaliza cuando los niños tienen alrededor de 2 años de edad. A esta edad, los niños que empiezan a caminar comienzan a comprender que los padres pueden estar fuera del alcance de su vista ahora, pero que van a regresar más tarde. Igualmente, se presenta un deseo normal de probar su independencia.

Para superar la ansiedad por la separación, los niños deben:

  • Sentirse seguros en su entorno hogareño.
  • Confiar en personas distintas a los padres.
  • Confiar que los padres van a regresar.

Aun después de que el niño haya superado esta etapa del desarrollo en forma exitosa, la ansiedad por la separación puede retornar durante períodos de estrés. La mayoría de los niños experimentan algún grado de ansiedad por la separación cuando se enfrentan a situaciones que no son familiares, en especial cuando están separados de sus padres.

Cuando los niños se enfrentan a situaciones (como la estadía en el hospital) y experimentan estrés (como en caso de dolor o enfermedad), buscan la seguridad, comodidad y protección de sus padres. Cuando los padres no pueden estar con ellos en estas situaciones, el niño experimenta sufrimiento.

Por esta razón es importante permanecer con el niño tanto como sea posible durante cualquier procedimiento médico. La presencia suya puede en efecto reducir la cantidad de dolor que experimenta el niño, ya que la ansiedad de cualquier tipo empeora el dolor.

Síntomas


  • Sufrimiento excesivo cuando se separa al niño de la persona que lo cuida en primera instancia.
  • Pesadillas
  • Renuencia a ir a la escuela u otros lugares debido al miedo por la separación.
  • Renuencia a acostarse sin la presencia cercana del adulto significativo.
  • Quejas físicas repetitivas.
  • Preocupación acerca de la pérdida o daño a la persona que le brinda los cuidados.

Pruebas y exámenes

No existen exámenes para esta condición ya que es normal.

Si persiste una ansiedad severa por la separación después de los dos años de edad, puede ser necesaria una evaluación psiquiátrica para determinar si el niño presenta un trastorno de ansiedad u otra afección.

Tratamiento

No se requiere ningún tratamiento para la ansiedad por separación ordinaria.

Los padres pueden ayudar a su bebé o niño pequeño a aprender a adaptarse a su ausencia, dejando que los cuidadores de confianza se encarguen del niño. Esto le ayuda al niño a aprender a confiar y tener lazos afectivos con otros adultos y entender que sus padres volverán.

Si se necesitan procedimientos médicos mientras el niño está en esta etapa, es importante que uno de los padres acompañe al niño cuando sea posible; pero cuando no lo puedan hacer, puede ayudar el hecho de exponer previamente el niño a la situación, por ejemplo, visitar el consultorio médico antes de un examen. Cuando esto no es posible, el niño puede mostrar ansiedad intensa llorando, resistiéndose al tratamiento, suplicando y gritando.

Algunos hospitales ofrecen especialistas en Vida Infantil quienes pueden explicar los procedimientos y afecciones médicas a los niños de todas las edades. Si el niño es particularmente ansioso y necesita cuidado médico significativo, puede ser de utilidad consultar con el médico acerca de dichos servicios.

Cuando se hace necesaria la separación de sus padres y no ha sido posible tener una exposición previa a la situación (como en el caso de un tratamiento quirúrgico), muchos médicos recomiendan que el niño tome sedantes o tranquilizantes suaves para ayudar a reducir el trauma.

Explíquele al niño en qué consiste la situación y la experiencia y asegúrele que uno de los padres va a estar esperando y específicamente dónde va a esperar.

Para los niños mayores que no han superado con la edad la ansiedad por separación dentro del cronograma de desarrollo normal o que han retornado a ésta bajo estrés, los tratamientos efectivos pueden abarcar:

  • Ansiolíticos
  • Cambios en las técnicas de crianza
  • Asesoría para los padres y el niño

El tratamiento para los casos graves puede incluir:

  • Educación a la familia
  • Terapia familiar
  • Psicoterapia individual

Expectativas (pronóstico)

Los niños pequeños con síntomas que mejoran después de los dos años son normales, aun si se presenta una aparición posterior de la ansiedad durante situaciones de estrés. Cuando la ansiedad por la separación se presenta durante la adolescencia, puede indicar el desarrollo de un trastorno de ansiedad.

Cuándo contactar a un profesional medico

Llame al médico si su hijo tiene ansiedad significativa por la separación después de los dos años de edad.

Referencias

Stafford B, Boris NW, Dalton R. Anxiety disorders. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW III, et al., eds. Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 24.

Feigelman S. The first year. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW III, et al., eds. Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 8.


Actualizado: 5/14/2014
Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
Print    Email