Finger Lakes Health
Health Information (Spanish)
Online Services

Health Information (Spanish)

Información de la salud de búsqueda   

Reparación de tórax en embudo

Definición

Es una cirugía para corregir el tórax en embudo, una deformidad de la parte frontal de la pared torácica que hace que el esternón y las costillas estén hundidos.

El tórax en embudo a menudo se denomina tórax hundido o tórax infundibuliforme. Éste ocurre al nacer y con frecuencia empeora durante la adolescencia.

Nombres alternativos

Reparación de tórax infundibuliforme (tórax en embudo); Reparación de deformidad torácica; Reparación de tórax hundido; Procedimiento de Nuss

Descripción

Hay dos tipos de cirugía para reparar esta afección: abierta y cerrada (mínimamente invasiva). Ambas cirugías se hacen mientras el niño está en un sueño profundo y sin sentir dolor por la anestesia general.

La cirugía abierta es más tradicional. En este método, el cirujano hace un corte a través de la parte frontal del tórax.

  • El cirujano extirpa el cartílago deformado y deja el periostio de las costillas en el lugar, lo cual permitirá que dicho cartílago crezca de nuevo correctamente.
  • El cirujano hace un corte en el esternón y lo aparta hacia el lado. Puede usar una costilla o un soporte metálico (pieza de apoyo) para sostener el esternón en esta posición normal hasta que sane. La cicatrización tardará de 3 a 6 meses.
  • El cirujano puede colocar una sonda pleural para drenar líquidos que se acumulan en el área.
  • Se retirarán los soportes metálicos en 6 meses a través de un pequeño corte en la piel bajo el brazo. Este procedimiento por lo regular se hace de manera ambulatoria.

El segundo tipo de cirugía es un método cerrado y menos invasivo (reparación de Nuss) y se utiliza sobre todo para niños. No se extirpa nada de cartílago ni de hueso.

  • El cirujano hace dos incisiones pequeñas, una a cada lado del tórax. A través de las incisiones, se introduce una barra de acero curva que se ha moldeado para que se ajuste al niño y se coloca debajo del esternón.
  • Esta barra se guía hasta su posición usando una videocámara pequeña llamada toracoscopio. Esta cámara se coloca dentro del pecho y se retira después de la cirugía.
  • Luego, el cirujano usa un instrumento especial para girar la barra y levantar el esternón. No se extirpa nada de cartílago ni de hueso. La barra se deja puesta en el lugar durante al menos dos años.

La cirugía puede demorar de 1 a 4 horas.

Por qué se realiza el procedimiento

La razón más común para la reparación del tórax en embudo es mejorar la apariencia de los niños que se sienten muy avergonzados acerca del aspecto hundido de su pared torácica. Algunas veces, la deformidad es tan grave que afecta la respiración, sobre todo en adultos posteriormente en la vida.

Algunas personas pueden tener dificultad para hacer ejercicio o dolor intermitente.

La cirugía por lo regular no se hace antes de la edad de 6 años y los mejores resultados se ven cuando ésta se realiza antes de llegar a la adultez.

La cirugía por lo regular se hace en niños que tienen de 12 a 16 años de edad. También puede hacerse en adultos un poco después de los 20 años de edad.

Riesgos

Los riesgos de cualquier anestesia son:

Los riesgos de cualquier cirugía son:

Los riesgos de esta cirugía son:

Antes del procedimiento

Todos los pacientes necesitan hacerse un examen médico completo y una variedad de pruebas antes de la cirugía. El cirujano llevará a cabo lo siguiente:

Coméntele siempre al médico o al personal de enfermería:

  • Qué fármacos está tomando el niño, incluso medicamentos, suplementos, vitaminas o hierbas que haya comprado sin una receta.
  • Respecto a cualquier alergia que el niño pueda tener a medicamentos, látex, cinta o limpiadores de la piel.

Durante los días antes de la cirugía:

  • Aproximadamente 10 días antes de la operación, le pueden solicitar que deje de darle al niño ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno (Advil, Motrin), naproxeno (Aleve, Naprosyn), warfarina (Coumadin) y cualquier otro fármaco que dificulte la coagulación de la sangre.
  • Pregúntele al pediatra qué fármacos debe tomar el niño aun el día de la cirugía.

En el día de la cirugía:

  • Al niño se le solicitará generalmente no beber ni comer nada después de medianoche la noche anterior a la cirugía.
  • Dele al niño cualquier fármaco que el médico le haya mandado tomar con un pequeño sorbo de agua.
  • El pediatra o el personal de enfermería le dirán a qué hora debe llegar al hospital.
  • El médico verificará que su hijo no tenga ningún signo de enfermedad antes de la cirugía. Si su hijo está enfermo, la cirugía puede demorarse.

Después del procedimiento

Es frecuente que los niños permanezcan en el hospital durante una semana. La duración de la hospitalización probablemente dependerá del nivel de molestia después de la cirugía.

El dolor es común después de la operación. Durante los primeros días, su hijo puede recibir analgésicos fuertes en la vena (a través de una vía intravenosa ) o a través de un catéter puesto en la columna vertebral (una raquianestesia). Después de eso, el dolor por lo regular se maneja con medicamentos tomados por vía oral.

Su hijo puede tener tubos en el tórax alrededor de las incisiones, los cuales drenan líquido extra que se acumula y ayudan a expandir los pulmones. Estos tubos permanecerán en el lugar hasta que dejen de drenar, por lo regular, después de unos pocos días.

El día después de la cirugía, a su hijo se lo estimulará para que se siente, tome respiraciones profundas, se baje de la cama y camine. Estas actividades ayudarán a la cicatrización.

Al principio, su hijo no será capaz de agacharse, girar o voltearse de un lado a otro. Lentamente, se incrementarán las actividades.

Cuando su hijo pueda caminar sin ayuda, probablemente estará listo para irse a casa. Antes de salir del hospital, le entregarán una receta de analgésicos para el niño.

Pronóstico

Los mejoramientos en la apariencia normalmente son buenos. Los mejoramientos en la respiración o la capacidad para hacer ejercicio varían de un paciente a otro.

Referencias

Boas SR. Skeletal diseases influencing pulmonary function. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW III, et al., eds. Nelson Textbook of Medicine. 19th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 411.

Chung D. Pediatric surgery. In: Townsend CM Jr, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL. Sabiston Textbook of Surgery. 19th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 67.


Actualizado: 1/29/2013
Versión en inglés revisada por: John A. Daller, MD, PhD, Department of Surgery, Crozer-Chester Medical Center, Chester, PA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, Stephanie Slon, and Nissi Wang.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
Print    Email
Patient & Visitor Guide