Finger Lakes Health
Health Information (Spanish)
Online Services

Health Information (Spanish)

Regresar al inicioRegresar al inicio   Imprima Esta Página Print    Email a un amigo Email

Anatomía del oído
Anatomía del oído


Hipoacusia

Definición:

Es la incapacidad total o parcial para escuchar sonidos en uno o ambos oídos.



Nombres alternativos:

Pérdida auditiva; Sordera; Disminución de la audición; Hipoacusia conductiva; Hipoacusia neurosensorial; Presbiacusia



Consideraciones:

 Los síntomas de la hipoacusia pueden abarcar: 

  • Ciertos sonidos que parecen demasiado fuertes.
  • Dificultad para seguir conversaciones cuando dos o más personas están hablando.
  • Dificultad para oír en ambientes ruidosos.
  • Dificultad para diferenciar sonidos agudos (por ejemplo, "s" o "th") entre sí.
  • Menos problemas para escuchar las voces de los hombres que las voces de las mujeres.
  • Problemas para escuchar cuando hay ruido de fondo.
  • Voces que suenan entre dientes o mal articuladas.

Otros síntomas abarcan:



Causas:

La hipoacusia conductiva ocurre debido a un problema mecánico en el oído externo o el oído medio. Puede darse porque:

  • Los tres minúsculos huesos del oído (osículos) no están conduciendo el sonido apropiadamente.
  • El tímpano no está vibrando en respuesta al sonido.  

Las causas de la hipoacusia a menudo se pueden tratar y abarcan:

  • Acumulación de cera en el conducto auditivo externo.
  • Daño a los pequeñísimos huesos (osículos) que están justo detrás del tímpano.
  • Líquido que permanece en el oído  después de una infección auditiva .
  • Objeto extraño alojado en el conducto auditivo externo.
  • Agujero en el tímpano.
  • Cicatriz en el tímpano a raíz de infecciones repetitivas.

La hipoacusia neurosensorial ocurre cuando las diminutas células pilosas (terminales nerviosas) que transmiten el sonido a través del oído están lesionadas, enfermas, no trabajan apropiadamente o han muerto. Este tipo de hipoacusia a menudo no se puede neutralizar.

La hipoacusia neurosensorial comúnmente es causada por:

La hipoacusia puede estar presente al nacer (congénita) y puede deberse a:

  • Anomalías congénitas que provocan cambios en las estructuras del oído.
  • Trastornos genéticos (se conocen más de 400).
  • Infecciones que la madre le transmite al bebé en el útero (como toxoplasmosis , rubéola o herpes ).

El oído también puede lesionarse por:



Cuidados en el hogar:

Con frecuencia, la acumulación de cera en el oído se puede lavar cuidadosamente con jeringas de oído (disponibles en las farmacias) y agua tibia. Se pueden necesitar ablandadores de cera (como Cerumenex) si la cera está dura y atorada en el oído.

Tenga cuidado al extraer objetos extraños del oído y, a menos que el objeto sea fácilmente accesible, procure que el médico se lo retire. No use instrumentos puntiagudos para extraer cuerpos extraños.

Consulte con el médico en caso de cualquier pérdida auditiva.



Cuándo contactar a un profesional médico:

Llame al médico si:

  • Los problemas auditivos interfieren con su estilo de vida.
  • Los problemas auditivos no desaparecen o empeoran.
  • La audición es peor en un oído que en el otro.
  • Usted presenta una pérdida auditiva grave y súbita o zumbido en los oídos (tinnitus).
  • Usted tiene otros síntomas, como dolor de oído junto con los problemas auditivos.
  • Usted tiene dolores de cabeza nuevos, debilidad o entumecimiento en cualquier parte del cuerpo.


Lo que se puede esperar en el consultorio médico:

El médico elaborará la historia clínica y llevará a cabo un examen físico.

Algunos de los exámenes que se pueden realizar son:

Las siguientes cirugías pueden ayudar a algunos tipos de hipoacusia:

Lo siguiente puede ayudar con la hipoacusia prolongada: 

Los implantes cocleares sólo se utilizan en personas que han perdido mucha capacidad auditiva como para beneficiarse de un audífono.



Referencias:

Baloh RW, Jen J. Hearing and equilibrium. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2011:chap 430.

Hildebrand MS, Husein M, Smith RJH. Genetic sensorineural hearing loss. In: Cummings CW, Flint PW, Haughey BH, et al, eds. Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 5th ed. Philadelphia, PA: Mosby Elsevier; 2010:chap 147.

Arts HA. Sensorineural hearing loss in adults. In: Cummings CW, Flint PW, Haughey BH, et al, eds. Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 5th ed. Philadelphia, PA: Mosby Elsevier; 2010:chap 149.

Lonsbury-Martin BL, Martin GK. Noise-induced hearing loss. In: Cummings CW, Flint PW, Haughey BH, et al, eds. Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 5th ed. Philadelphia, PA: Mosby Elsevier; 2010:chap 151.

Bauer CA, Jenkins HA. Otologic symptoms and syndromes. In: Cummings CW, Flint PW, Haughey BH, et al, eds. Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 5th ed. Philadelphia, PA: Mosby Elsevier; 2010:chap 156.

El Dib RP, Matthew JL, Martins RHG. Interventions to promote the wearing of hearing protection. Cochrane Database Syst Rev. 2012;4:CD005234.  DOI: 10.1002/14651858. CD005234.pub5.




Fecha de revisión: 5/18/2014
Versión en inglés revisada por: Ashutosh Kacker, MD, BS, Professor of Clinical Otolaryngology, Weill Cornell Medical College, and Attending Otolaryngologist, New York-Presbyterian Hospital, New York, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.
adam.com